¿Cuál es la mejor manera de lidiar con los problemas relacionados con los conductos de bajada más largos y la carga más alta, induciendo más presiones transitorias y los riesgos de agotar las trampas?

Con los edificios que alcanzan el cielo, los conductos de bajada en los sistemas de drenaje son cada vez más largos y cargados. Esto genera más transitorios de presión en los sistemas, poniendo en riesgo la protección de las trampas, lo que significa que los nuevos edificios de gran altura deben diseñarse de acuerdo con las mejores prácticas para aliviar los transitorios de presión.

¿Qué son los transitorios de presión?

Los transitorios de presión es simplemente la comunicación física de una condición en un punto de un sistema a otro punto. Esto significa que si hay un evento en el punto A, entonces esta información se comunica al punto B, a cierta distancia, por medio de una onda de presión. La onda se mueve mucho más rápido que el aire en el que viaja y puede moverse en cualquier dirección, no necesariamente en la dirección del flujo. En una tubería, la velocidad a la que viaja un transitorio de presión de aire es igual a la velocidad del sonido, 320 m/s. Los transitorios de presión pueden ser negativos o positivos: un transitorio negativo comunica la necesidad de más aire y representa una fuerza de succión, mientras que un transitorio positivo comunica la necesidad de reducir el flujo de aire y representa una fuerza de empuje.

¿Qué causa los transitorios de presión?

Un transitorio negativo puede ser causado por el aire que sale del sistema (de ahí la necesidad de más aire). Una serie de fenómenos pueden causar esta llamada “requiriendo más aire”:

  • Una tubería de derivación que se llena con agua (flujo de paso total) provoca que la acción sifónica produzca un vacío en el que se succiona el agua del sello de la trampa (auto-sifonaje).
  • Las pérdidas de presión asociadas con la caída de agua en una bajante vertical inducirán transitorios negativos, que se propagarán alrededor del sistema a la velocidad del sonido. Algunos de estos transitorios pueden tener una presión de succión suficiente para evacuar el agua de un sello de sifón (sifonaje inducido).
  • Cualquier aumento en el flujo de aire producirá transitorios de presión de aire negativo en el sistema a medida que la necesidad de más aire se comunique a su salida a la atmosfera (de donde proviene el aire).
  • El aire que sale del sistema causará un transitorio negativo (ya sea en la alcantarilla o desde cualquier otro punto de interfaz, por ejemplo, la parte superior del bajante).

Un transitorio positivo puede ser causado por el aire que llega a un extremo cerrado (sin ruta de escape). Varios fenómenos pueden causar esto:

  • Los cambios en el caudal de agua/aire producen transitorios de presión de aire positivos y negativos.
  • Un cierre repentino en la terminación del sistema, por ejemplo, una sobrecarga en la alcantarilla, que resulta en una detención del flujo de aire que sale del sistema causará una onda de presión positiva que se producirá y propagará por todo el sistema.
  • Un bloqueo u obstrucción importante en el sistema.

¿Cómo los transitorios de presión ponen en riesgo la protección de los sifrones? ¿Por qué eso importa?

Un transitorio negativo intentará succionar el agua del sello del sifón. La presión puede no ser suficiente para evacuar completamente el agua de una sola vez, pero el efecto puede ser acumulativo, lo que lleva al final al agotamiento del sello de retención.

Los transitorios de presión de aire positivos hacen que el aire sea forzado a través del sello de agua desde el lado de la alcantarilla hacia el espacio habitable, lo que podría empujar el agua fuera del sello de la trampa.

Si los sellos de agua de la trampa no están protegidos, los olores y las enfermedades pueden entrar en el entorno de vida. Ya que es la única barrera entre el sistema de drenaje y el espacio habitable y/o de trabajo, es fundamental que el sello de agua de la trampa se mantenga en todo momento. Esto protege a los ocupantes del edificio, de los gases y patógenos potencialmente dañinos dentro del sistema de drenaje.

Por supuesto, todos los edificios, independientemente de que sean de poca altura o de gran altura, necesitan una ventilación de drenaje correcta para permitir que se mantengan los sellos de agua esenciales. Pero en los sistemas de drenaje de gran altura y complejos, existe una tensión adicional sobre los sellos de agua debido al aumento de las cargas en el sistema, y las distancias de alivio del régimen de presión son mayores en tiempo y distancia en edificios más altos.

Soluciones

Descargar documentos técnicos

Suscríbase a nuestro boletín de