¿Cuál es la mejor manera de lidiar con el viento en la parte superior del edificio que influye en las presiones de la tubería?

El viento afecta los sellos de las trampas de agua y puede causar que las trampas dentro del edificio se vean afectadas. Esto suele ocurrir cuando las ráfagas del viento superan los 35 km/h. Cuando el viento sopla sobre la parte superior del bajante, la presión del aire en la tubería disminuye. Esto se debe al principio de Bernoulli: “A medida que aumenta la velocidad del fluido en movimiento (aire), la presión en el fluido (aire) disminuye”. La presión reducida en la tubería crea succión, transitorios negativos, en todo el sistema de drenaje elevado. A medida que el viento sopla, ocasiona que los sellos de las trampas, típicamente más cercanas a la ventilación abierta oscilen, y puede causar sifonaje. Si la ráfaga causa una presión significativa que alcanza – 400 Pa, los sellos de las trampas de agua se pueden agotar.

Si los sellos de la trampa de agua no están protegidos (y el aire pasa a través de ellos), los olores y las enfermedades pueden entrar en las unidades de apartamentos. Dado que es la única barrera entre el sistema de drenaje y el espacio de vida y/o de trabajo, es fundamental que se mantenga el sello de agua en todo momento, para proteger a los ocupantes del edificio de los gases y patógenos potencialmente dañinos del sistema de drenaje.

Por estas razones, es crucial que el diseño de edificios de gran altura, donde los vientos alcanzan fácilmente más de 35 km/h, deban incorporar protección contra el viento para evitar cualquier riesgo de auto-sifonaje.

Soluciones

Descargar documentos técnicos

Suscríbase a nuestro boletín de